Estrategias y líneas de acción para combatir el desperdicio alimentario

Esta semana, junto con más empresas del sector agroalimentario, hemos asistido al evento FoodRUs: Reduciendo el desperdicio alimentario en la Asociación de la Industria Navarra (AIN), organizadas por AIN, Elika Fundazioa y la Agencia de Residus de Catalunya (ARC) y que se enmarcan dentro del proyecto europeo H2020 FoodRUs.

El proyecto aspira a la construcción de sistemas alimentarios locales resilientes en Europa a través del desarrollo de soluciones para reducir las pérdidas y el desperdicio de alimentos a lo largo de la cadena de valor alimentaria.

Cristina Lisetchi, responsable de la estrategia “de la granja a la mesa” es consciente de que vamos más despacio de lo esperado, pero nos indicó una serie de herramientas sobre las que se está trabajando en UE:

Ana Díaz nos explicó la última publicación en el Boletín Oficial de las Cortes Generales y esperamos que para el 02 de enero 2025 entre en vigor. Si deseas conocer más en profundidad puedes leer el post anterior.

A nivel más estatal Ana Díaz realizó un resumen del proyecto actual de ley y su relación con la Agenda 2030 a través del #ODS 12, así como el panel de cuantificación que dispone el Ministerio. A nivel regional Uxue Itoiz habló sobre Navarra Zirkular, una iniciativa de colaboración público-privada para promover la adopción de la economía circular en las empresas; Raúl Pérez sobre la estrategia del País Vasco y Joan Gódia en Catalunya.

A nivel más local Aintzane Pérez trasladó el trabajo que realizamos desde la Mesa de Trabajo de Residuos Alimentarios del Gobierno de Navarra; Arantza Madariaga, directora de la Fundación Elika, explicó la plataforma zerodespilfarro donde podéis encontrar las campañas y estudios que se están llevando a cabo. Finalmente, Alfred Vará, nos habló sobre el proyecto Ecowaste4food.

La visión de los clústers y centros tecnológicos en materia de desperdicio alimentario’ fue una de las mesas redondas más destacadas de la jornada. Moderada por Ana Díaz Pérez, subdirectora general de calidad y sostenibilidad alimentaria, se centró en la nueva ley de prevención contra el desperdicio y en sus aplicaciones en el sector, así como en los objetivos a corto plazo para combatir el desperdicio. Sandra Aguirre, directora general de Nagrifood Cluster, definía esta ley como “necesaria”. “Ya es todo un éxito que se diseñe una ley sobre este tema. Es una herramienta práctica y útil para las empresas”, explicaba Aguirre durante su intervención. Para Jon Ander Egaña, director general de Basque Food Cluster, guiar a la empresa y marcar unas pautas generales es esencial para que ésta sepa actuar correctamente.

“No solo es importante saber cómo se está desperdiciando sino también saber dónde, que las empresas puedan identificar el problema para poder actuar”, recalcaba Egaña. Inés Echeverría, directora de I+D+i del Centro Nacional de Tecnología y Seguridad Alimentaria y Borja Linaje, director del Área de Tecnología de Superficies y Materiales avanzados de AIN coincidían en que “ofrecer un enfoque integral” a las empresas para que puedan combatir y solucionar el desperdicio alimentario es garantía de éxito. La concienciación del consumidor se puso también ayer sobre la mesa. “Debe ser el punto de partida porque en las áreas domésticas es dónde más se produce el desperdicio”, razonaba Alejandro Utrera, director de Cluster Food Service de Cataluña. “No podemos ver lo que pasa en las casas pero sí concienciar para que eso no ocurra”, concluía.

Ana Díaz lo resumía bien, en definitiva, ayudar a pequeñas y medianas empresas que necesitan ese apoyo para buscar una solución sencilla y que sea verdaderamente viable y realista para poder llevarla a cabo e incrementar la concienciación para reducir el gasto en áreas domésticas.

La segunda mesa redonda de la jornada llevaba por título ‘Evitar el desperdicio alimentario: el reto que afronta la cadena de valor alimentaria’ y contó con la participación de representantes de empresas como Florette, Eroski, Mancomunidad Ribera Alta, la Asociación de Personas Consumidoras y Usuarias Vasca (EKA/ACUV), Correos, BBC Innovation y la Unión de Consumidores de Euskadi (UCE). Las etiquetas nutricionales o el transporte sostenible fueron algunas de las propuestas y demandas más repetidas por las entidades. Como gestor de ventas de Correos, David Delgado ponía el ejemplo de la utilización de embalajes reutilizables como medida de reducción de residuos. Para Koldo Nabaskues, gerente de EKA/ACUV, la aplicación de la fiscalidad también supone un método más que efectivo para combatir el desperdicio a nivel doméstico utilizando sanciones o el aumento de tasas para aquel que incumpla la normativa.

Me he quedado sin palabras al escuchar Natividad Vitórica del Banco de Alimentos de Navarra:
Con las donaciones que reciben sólo se puede abastecer 30€/persona/año, es decir, 138kg/persona/año. Pero no son suficientes, además, para llevar una dieta saludable, tienen que adquirir proteína para equilibrar la cesta.
Hacen una labor de distribución maravillosa, como os comentaba hace unos meses que pude visitar sus instalaciones, pero lo cierto es que los números no salen y la comida que puede llegar a los colectivos vulnerables es escasa.

Entre otros datos, también se ha comentado que el 26% de las donaciones que se reciben acaban como residuos porque es producto no apto, por ejemplo por producto etiquetado en otro idioma, por haber sido mal transportado…

1.- Villajavier – Manuel CampilloFundación Tudela Comparte: señaló como gran reto la correcta gestión de las donaciones, ya que, supone un coste elevado de infraestructura y transporte.

2.- Miguel Ángel Cubero de Ingredalia: desarrollan y elaboran ingredientes funcionales naturales a partir de subproductos vegetales de empresas agroalimentarias.

3.- Raquel de la Fundació Espigoladors, una organización sin ánimo de lucro que lucha contra las pérdidas y despilfarro alimentario a la vez que empodera a personas en riesgo de exclusión social de una manera transformadora, participativa, inclusiva y sostenible.

4.- Fernando Vázquez de Feltwood, han desarrollado un material similar al plástico a partir de los desechos vegetales.

5.- Bilbao Dendak, un proyecto de cuantificación del desperdicio alimentario en el canal HORECA y retail en Bilbao.

Deja una respuesta