Los ODS y el sector agroalimentario

7 de diciembre de 2022

El sector agroalimentario español se encuentra en una posición única para enfrentar los desafíos globales.

El sector agroalimentario es uno de los sectores empresariales con más influencia e impacto en el mundo, ya que da respuesta a una de las necesidades más básicas de la población: el acceso a la alimentación.

Nos encontramos a 8 años de cumplir con la Agenda 2030 y las empresas juegan un papel clave para abordar seriamente los problemas sociales, económicos y medioambientales que se plantean en nuestro planeta. No hay un plan mejor que los Objetivos de Desarrollo Sostenible, (#ODS), para conseguir un mundo más sostenible y justo para todos. En este informe podéis encontrar los datos acerca de los avances en los indicadores de los ODS relacionados con la alimentación y la agricultura.

El sector agroalimentario es uno de los más relevantes para alcanzar los ODS, tanto a escala global como dentro de nuestras fronteras. Aporta alrededor del 11% del PIB de España y somos el octavo país exportador de alimentos del mundo y el cuarto de la Unión Europea. El sector emplea casi medio millón de personas en nuestro país y es uno de los que más invierte en innovación.

Cada empresa, teniendo en cuenta su contexto, tamaño y el eslabón del sector al que pertenece, debe identificar aquellos objetivos sobre los que pueda tener un mayor grado de impacto y empezar a trabajar para mejorarlos, desde el amparo de la innovación y el compromiso social, económico y medioambiental.

Situación actual

La revolución del sistema alimentario ya ha llegado. A día de hoy, crece cada vez más la preocupación de los consumidores por el medio ambiente, lo que ha derivado en una mayor demanda de alimentos saludables, que también se hayan elaborado mediante procesos sostenibles.

Además, existen otras dos palancas, la emergencia climática y el crecimiento de la población, que están poniendo actualmente a prueba el sistema alimentario mundial. La agricultura moderna y las cadenas alimentarias están intensificando el calentamiento global y agotando el capital natural. El aumento de los métodos de producción actuales para alimentar a una población mundial de casi 10.000 M de personas en 2050 requeriría los recursos de tres planetas Tierra.

Es por ello por lo que la sostenibilidad se ha convertido en la ventaja competitiva más potente del sector agroalimentario a corto plazo para empresas que inviertan y consigan diferenciarse de sus competidores a ojos del consumidor y que, además, consigan ser mucho más eficientes en sus costes, consiguiendo una mejora en la rentabilidad.

Tanto es así, que ya están surgiendo nuevas normativas, medidas, penalizaciones e impuestos agregados, que nos exigen estar preparados para las nuevas exigencias regulatorias, y aprovechar todas las oportunidades de este nuevo modelo.

¿Qué podemos hacer?

¿Cómo podemos contribuir a la consecución de los ODS en el sector agroalimentario?

Podemos encontrar muchas iniciativas y ejemplos a seguir en la Guía Sectorial en ODS: Sector agroalimentario, así como en la Guía Práctica para el cumplimiento de los ODS en Pymes Agroalimentarias; pero os recomiendo seguir estos 5 sencillos pasos:

1.      Conocer los ODS: para poder trabajar en el camino de la agenda 2030 es necesario conocer bien los objetivos. Los ODS constituyen el marco universal de contribución al desarrollo sostenible, compuesto por 17 objetivos y 169 metas que deben cumplirse antes de 2030, y están dirigidos a todos los actores del planeta.

2.      Definir los prioritarios: los más relacionados con el sector son el 1, 2, 5, 6, 10, 12, 14 y 15, pero al final veremos que impactamos en todos de manera trasversal. Para mí trabajar en alianzas (ODS 17) es la única forma que existe para asegurar la escalabilidad que exigen los ODS. ¿Cuál es tu preferido? ¿Dónde impactamos de manera positiva? ¿Y de manera negativa?

3.      Establecer metas e indicadores: si no nos marcamos unas metas y las medimos no sabremos dónde estamos y dónde podemos mejorar.

4.      Integrarlos: para llevarlos a cabo de manera eficiente e implantarlos en la empresa de manera trasversal lo mejor es integrarlos en la estrategia empresarial. Deben calar en la cultura empresarial.

5.      Comunicar y reportar: finalmente, es muy importante comunicar los avances hacia afuera y hacia dentro de la organización. Utiliza tus canales habituales o también lo puedes reflejar en el informe o memoria de sostenibilidad, pero cuenta lo que haces.

Un sistema agroalimentario alineado con los ODS debe no solo garantizar el acceso a alimentos por parte de toda la población; también debe gestionar adecuadamente la extracción, transformación y distribución de los recursos naturales y respetar el medioambiente en sus actividades; promover dietas variadas y equilibras y generar beneficios económicos y sociales a los trabajadores y las comunidades de operación; en definitiva, trabajar bajo criterios de #sostenibilidad.

Entre todos podemos hacer un mundo mejor. ¿Cuál es tu ODS favorito?

Noticias relacionadas